BIZCOCHO COCO LOCO – La Panela

panela2

Si no la has probado ya, corre a la herboristería más cercana o acércate a Coloimport , y compra un saco de 5 kilos.  Si la pruebas estás perdido: ya no querrás otra cosa.

La panela tiene su origen en América Latina. Es un alimento cuyo único ingrediente es el jugo de la caña de azúcar que es secado antes de pasar por el proceso de purificación que lo convierte en azúcar moreno (o mascabado). Para producir la panela, el jugo de caña de azúcar es cocido a altas temperaturas hasta formar una melaza densa, luego se pasa a unos moldes donde se deja secar hasta que se solidifica (wikipedia).

Su contenido en sacarosa es del 85% pero aporta a cualquier dulce un sabor intenso, enigmático y lleno de matices.  El único inconveniente que tiene es que tiene tendencia a apelmazarse.  En la Fonda esto no pasa; no le damos tiempo.

BIZCOCHO DE COCO LOCO

 bizcocho de coco_132014Foto: AA

Ingredientes:

3 huevos

180 gr de azúcar panela

100 gr de aceite de oliva suave

15 – 20 ml de ron

1 yogur de coco

1 medida de yogur de leche de coco

170 gr de harina

1 pizca de sal

8 gr de impulsor

Preparación:

Precalentar el horno a 170º y encamisar un molde redondo de unos 20 cm de diámetro.

Batir los huevos junto con el azúcar moreno hasta conseguir una crema suave y de color pálido. Bajar la velocidad de la batidora y añadir el aceite poco a poco, el ron, el yogur y la leche de coco.  Continuar batiendo hasta que se hayan integrado bien los ingredientes.

Aparte mezclar la harina, la levadura y la sal y tamizar.

Añadir poco a poco la harina a la primera preparación, mezclando lo justo con una espátula para que se incorpore bien.

Verter en el molde preparado y llevarlo al horno. Hornear aprox 40 – 50 minutos. Sacar del horno, dejar aposentar el bizcocho en el molde unos 10 minutos y desmoldar.   Dejar enfriar completamente sobre  una rejilla

Música para cocinar: Money on my Mind – Sam Smith

Anuncios

Bizcocho de Nata y Aceite de Oliva – Aaaaasucar!

Cuando empecé a hacer bizcochos y postres solo encontrabas en las tiendas el azúcar blanco y el azúcar moreno.  Y éste solo lo vendían en las tiendas de dietética!!!

Unos cuantos años más tarde tengo verdaderos problemas: azúcar bolado, lustre, refinado, de caña, muscovado, demeara, candi, blanquilla, centrífugo, de cortadillo, de pilón …. es una verdadera locura.

Parece una tontería – y mi hermana me definirá de gastro-pija – pero utilizar uno u otro da texturas, sabores y aromas diferentes al mismo bizcocho.

Mi último descubrimiento en cuanto azúcares ha sido la panela.  Abres el paquete y emergen aromas de regaliz, vainilla y clavo.  Es de un color marrón tostado precioso.  Para mi tiene una textura y sabor parecido al azúcar muscovado pero es mucho más barato y es de mejor conservación.  Yo lo compro en coloimport (todo un descubrimiento para comprar ingredientes de pastelería: Negrita – la mejor esencia de vainilla que he probado – leche de coco, purés de fruta, masas para empanadas, especias de toda clase ….).

La panela solo tiene un inconveniente: no se puede utilizar en aquellos bizcochos o postres en los que quieres que quede blanco.

BIZCOCHO DE NATA Y ACEITE DE OLIVA

Bizcocho de Nata y Aceite de Oliva - Foto AA

Bizcocho de Nata y Aceite de Oliva – Foto AA

Ingredientes:

200 gr de nata líquida

200 gr de harina

200 gr de azúcar de panela

150 gramos de aceite de oliva suave

4 huevos

10 gr de impulsor tipo Royal

El zumo de media naranja

Media vaina de vainilla

Preparación:

Raspar la media vaina de vainilla en la nata y dejar macerar una hora.

En bol ponemos los huevos y el azúcar y los batimos enérgicamente hasta conseguir un punto de línea (que al retirar la batidora quede el surco marcado)

Uno a uno, y mientras batimos, ir añadiendo el resto de los ingredientes líquidos, la nata, el aceite y el zumo de naranja.

Agregar entonces poco a poco la harina e impulsor tamizados. Mezclar hasta que la harina esté bien integrada. Dejar reposar la masa unas horas en la nevera. Engrasar el molde y hornear en horno precalentado a 180º.

Una vez hecho, dejar reposar en el molde unos 15 minutos, desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.

Nota: ¿es imprescindible dejar reposar la masa?  Claramente no.  En algún curso de los que he asistido lo recomendaban ya que en teoría suben mejor los bizcochos.

Música para cocinar:  Dedicada a mi cuñado favorito