Magdalenas de Chocolate y Cerveza

El quinto (botellín) de toda la vida, Moritz por supuesto

El quinto (botellín) de toda la vida, Moritz por supuesto

Si mi hermano se entera que gasto la cerveza que le guardo en la nevera para hacer magdalenas, me mata 🙂

Los carteles publicitarios de Moritz: un clásico

Los carteles publicitarios de Moritz: un clásico

La receta original aquí

MAGDALENAS DE CHOCOLATE Y CERVEZA

Magdalenas de chocolate y cerveza - Foto AA

Magdalenas de chocolate y cerveza – Foto AA

Ingredientes:

3 huevos
190 gr de mantequilla
225 gr de azúcar moreno
300 gr de harina
10 gr de impulsor
300 ml de cerveza Moritz
120 gr de chocolate

Preparación:

Calentar la cerveza en un cazo a fuego lento.  Añadirle la mantequilla y el chocolate.  Dejar cocer todo hasta que se deshagan, removiendo de vez en cuando.

Mezclar la harina con el impulsor y tamizar.

Batir los huevos con el azúcar hasta conseguir una crema suave y de color pálido.  Incorporar la harina y la mezcla de cerveza y chocolate en 3 tandas – empezando y acabando con la harina.

Preparar los moldes de magdalenas y rellenarlos con la masa hasta 3/4 partes de su capacidad.  Hornear unos 20 minutos aprox (horno a 180º)

Una vez hechas, sacar del horno, dejar reposar en los moldes 5 minutos y después dejar enfriar completamente sobre una rejilla.

La cerveza potencia al chocolate - una delicia

La cerveza potencia al chocolate – una delicia

Música para cocinar: The Hustle – Van McCoy

 

Brownie de Avellanas – Tapas dulces

 

Sabrosa tapa de copa de vino

Sabrosa tapa de copa de vino

Paco Roncero, en su libro Tapas en Estado Puro dice que <En España, salir a tomar unas tapas es una forma de vida>  y Ferrán Adrià dice que el concepto de tapa tendría que alcanzar en el mundo la misma repercusion que han alcanzado internacionalmente la pizza o el sushi.

Aunque el concepto de tapa ha evolucionado mucho.  La cultura popular (y no tan popular) atribuye el nacimiento de la “tapa” a la manera que tenían mesones y fondas de tapar las jarras de vino con algún tipo de alimento para que no entraran en ellas bichos ni otras cosas indeseables.  También he leido que fue una disposición de Alfonso X que ordenó que no se despachase vino si no era acompañado de comida.  Quizá fuera simplemente una técnica de marketing de los taberneros avispados que además de tener una cortesía con sus clientes, el punto de sal de lo servido para comer incitara a un mayor consumo de líquidos 🙂

Ahora, una tapa es sinónimo de cocina en miniatura.  Es la manera que a mi más me gusta comer: sabores potentes en pequeñas raciones, sin orden establecido, caliente y frio, combinando un buñuelo con un pincho de queso fresco con membrillo.  Sin jerarquías, sin formalismos.

Algunos de mis compinches de tapeo

Algunos de mis compinches de tapeo

Y entonces la pregunta ¿puede ser un dulce, un postre, considerado una tapa?  Si volvemos a las definiciones y etiquetamos tapa como una ración pequeña de un alimento, potente de sabor pensada para estimular los sentidos y preparar el cuerpo para otras delicias, no veo porque no.

Para saber más las Tapas

wikipedia
El mundo de las Tapas
Gastronosfera

NOTA: Con esta receta participo en el reto de Memories d’una Cuinera de este mes.  A ver si aceptan pulpo como animal de compañía 🙂

MINI BROWNIE DE AVELLANAS

Brownie de Avellanas - Foto A

Brownie de Avellanas – Foto AA

– Esta receta está basada en la que me la pasó la Chef de Postres de Mas Albons

Ingredientes:

100 gr. de mantequilla

200 gr. de chocolate negro

100 gr. de azúcar moreno

3 huevos

75 gr. de harina

80 gr. de avellanas tostadas

5 gr. de impulsor

Preparación:

Fundir el chocolate y la mantequilla. Añadir el azúcar y batir.

Batir ligeramente los huevos como si fuera para tortilla y añadirlos a la masa anterior . Mezclar bien.

Añadir después la harina y el impulsor previamente mezclados y tamizados.  Picar groseramente las avellanas e incorporar.

Preparar los moldes (encamisar en el caso de que sean metálicos – engrasar ligeramente si son de silicona) y hornear a 200º entre 10 y 15 minutos.

Importante para los brownies: están a punto cuando al hacer la prueba del palillo, éste sale un poco sucia (debe quedar un poco crudo).

Música para cocinar: Al Calor de un Amor en un Bar – Gabinete Caligari

Bombones Rojos de Chocolate Blanco – One more stupid love song I’ll be sick

 

1valentines_day_sucks1No me gusta el día de San Valentín, como tampoco me gusta el día de la Madre o el día de la Mujer Trabajadora.

Miras por la red y lo único que encuentras son galletitas en forma de corazón, pastelitos y bizcochitos, ositos, platitos … Dios que empacho!

Así que esta será la única licencia de color rosa y con forma de corazón que se permitirá a la Fonda.  Tanta ñoñería empalaga.

Bombones Rojos de Chocolate Blanco

bombons vermells_822014Foto AA

Ingredientes:

180 gr chocolate blanco

colorante alimentario rojo

palitos de bambú / molde para bombones

Preparación:

Derretir el chocolate blanco al baño maría.  Una vez desecho añadir el colorante – ir incorporando gota a gota y mezclando bien hasta conseguir el tono de rojo deseado.

Si durante el proceso el chocolate ha bajado mucho de temperatura, volver a poner al baño maría unos segundos.  Sobre todo vigilar que no caiga nada de agua dentro del chocolate.

Una vez obtenido el tono deseado, rellenar con la ayuda de una manga pastelera, los huecos de los moldes.  Dejarlo enfriar un poco y dejar que se asiente totalmente en la nevera.

Desmoldar y comer.

Música para cocinar: Payphone – Maroon 5

Cake de Chocolate Blanco y Frutos Rojos – Dulce Pasión

2010225142410193Mark Rotko – Sin Título

A mi me gusta el color rojo.  En todas sus tonalidades, desde el coral hasta el granate.  Lo incorporo en mi vida de manera automática: americanas, pashminas, bolsos, vestidos, pendientes, mi Kitchenaid, el calzador, el paquete de tabaco, la mantita del sofá, la funda del movil …..

La palabra rojo deriva del latín rŭsseŭs, relacionado con ruber, del protoindoeuropeo*reudh Según la wikipedia la palabra “rojo” se empezó a utilizar de manera regular durante el siglo XV: aunque la palabra ya existía se ve que era poco común siendo las denominaciones más habituales “bermejo”, “colorado” y “encarnado”.  Según dicen los entendidos el rojo es el único color que tiene nombre una raíz protoindoeuropea común.

El rojo es símbolo de peligro pero tambien es el color de la buena suerte y el dinero en la China.  Y por supuesto es el color del amor y la pasión.

Que más da, yo solo se, que me gusta.

CAKE DE CHOCOLATE BLANCO Y FRUTOS ROJOS

Bizcocho de nata y fresa_3012014Foto: AA

Ingredientes:

270 gr. de harina

10 gr de impulsor

1 pizca de sal

175 gr. de azúcar lustre

250 ml de nata

2 huevos

5 gr de extracto de vainilla

80 ml de aceite de oliva suave

150 gr. de frutos rojos desecados (fresas / cerezas)

75 gr de whiskey para hidratar la fruta

110 gr. de chocolate blanco

Preparación:

Cortar las fresas y cerezas en trozos pequeños (no hace falta que sean trozos iguales ni muy pequeños) y dejarlas hidratar en el whiskey un par de horas.

Trocear el chocolate blanco y reservar.

En un bol mezclar los ingredientes secos, la harina, el azúcar, la sal y la levadura hasta que queden bien ligados. Tamizar.

En otro bol mezclar los ingredientes líquidos, primero los huevos, batirlos ligeramente como si fuera para una tortilla, seguidamente añadir la vainilla, el aceite y la nata.  Mezclar todo hasta tener una masa homogenea.

En el bol donde tenemos los ingredientes secos hacer un hueco en el centro e incorporar la masa líquida. Integrarla suavemente con cuidado (no hay que batirlo en exceso, solo lo justo para que queden integradas ambas mezclas) procurando que no queden grumos.

Seguidamente añadir los trocitos de chocolate y las fresas y cerezas. Volverlos a integrar pero sin batir.

Encamisar un molde de cake.  Escudillar la masa e introducir el molde en el horno, previamente  precalentado a 180º.  Hornear aproximadamente 45 minutos (prueba del palillo).

NOTA: La idea de aprovechar macetas como moldes no es mía (no llego yo a tanto).  Para más información googlear “bizcocho en maceta” o “cake in a pot” y hay miles de pistas, tutoriales, etc.

Música para cocinar: El Tonto Simón – Radio Futura

Brazo de Gitano con Crema de Turrón – Políticamente Incorrecto

judiasAparecido en el TBO 1922

Trabajar como un negro, hacer una judiada, trabajo de chinos, un trabajo de enano, gitanear, Orense, buen pan, buen vino y mala gente, sexo débil, putadas, coñazo, despedirse a la francesa, ser un cafre, engañar como a un chino, hacerse el sueco, ser cabeza de turco, cuentos chinos, ser un moro, hacer el indio, ser más feo que Picio.  Todas son frases hechas que utilizamos sin pararnos a pensar porque han perdido su significado original.

Y lo mismo pasa con BRAZO DE GITANO.  El brazo de gitano es el postre de mi infancia.  Un delicioso y suave bizcocho genovés que se rellena de nata, crema, trufa o lo que se le ocurra al pastelero.

¿Que por qué se le llama Brazo de Gitano? Según la Wikipedia, tiene su origen en un monje berciano que en el medievo recorrió el mundo y en un monasterio egipcio descubrió este postre y lo trajo a España; se le empezó a llamar «brazo egipciano» y la palabra degeneró en la actual.  En otras fuentes se dice que el nombre proviene del color doradito que queda visible cuando enrollas el bizcocho.  Vete tu a saber!

BRAZO DE GITANO RELLENO DE CREMA DE TURRON DE JIJONA

brazo de gitano con mousse de turron_141213Foto: AA

Para la plancha de bizcocho

Ingredientes:

165 gr de huevos – temperatura ambiente

75 gr de azúcar

75 gr de harina

Preparación:

Montar los huevos.  Incorporar el azúcar poco a poco (en 3 veces) y seguir batiendo hasta que se espume.  En general no hacerlo a velocidad rápida para que el aire entre de forma equilibrada. Al levantar el batidor, la espuma hace forma de pico y el surco empiece a marcarse.

Incorporar la harina tamizada a mano con varilla, haciendo movimientos de abajo a arriba.  Ir poco a poco – una vez la harina está totalmente incorporada no batir más.

Escudillar con manga o extender fino con una espátula, en placa de horno sobre papel de horno.

Hornear 6 – 8  minutos en horno precalentado a 200º (es importante que quede cocido pero que no se reseque, porque nos resultaría difícil enrollarlo luego – para comprobar si está listo poner dedo en el medio y ver si la masa rebota)

Sacar del horno y dejar reposar un par de minutos.  Recortar los bordes y darle la vuelta sobre otro papel al que previamente hemos espolvoreado con azúcar lustre tamizado.  Enrollar rápidamente con el mismo papel antes que se enfríe del todo, para que coja la forma.  Para enrollarlo la parte más morena ha de estar por fuera porque es más elástica.  La unión debe quedar hacia abajo y dejar hasta que se enfríe.

Mousse de Jijona (basado en receta de La Aula Gastronómica)

Ingredientes:

1 hoja de gelatina

3 yemas de huevo

40 ml. de almibar (20 gr de azúcar + 20 gr de agua)

250 gr de turrón de jijona

350 gr de nata monta

Preparación de la mousse:

Remojar la gelatina en agua fria.  Mientras poner un cazo al baño maría con las yemas de huevo y el amibíbar.  Calentar e ir montando la mezcla.  Sacar la mezcla de fuego y seguir batiendo hasta que se enfríe.  Antes de que se enfrie del todo, disolver la gelatina en una cantidad pequeña de la mezcla e incorporar al resto.  Tiene que quedar un aspecto muy espumoso y ligero.

Triturar el turrón hasta obtener una pasta.  Montar la nata.

Mezclar la pasta de turrón con un poco de nata (presentar) y cuando esté incorporada, añadir el resto de nata.

Por último incorporar la primera mezcla.

MONTAJE FINAL

Comprobar que el bizcocho esté frio.  Desenrrollar y extender la crema con una espátula.  Volver a enrollar ayudandonos con el papel parafinado.  Rellenar las puntas con crema y alisar con la espátula.

Para el acabado puede espolvorearse con azúcar lustre o hacer una cobertura de chocolate y bañar con ésta el bizcocho.

Música para cocinar: Psyco Killer – Talking Heads