Bunyols del Empordà al Cardamomo

Los primeros de la temporada.

Para saber todo lo que se ha de saber sobre el tema buñueril ir al post que Gastronosfera les ha dedicado y si no te apecete hacerlos solo hay que consultar el listado que hicieron los de Olleta de Verdures para saber donde encontrar los mejores sitios

BUNYOLS DEL EMPORDÀ (versión 1 con cardamomo)

bunyols del empordà con cardamomo_1832014Foto: AA

Ingredientes

312 g de harina (+ tener a mano unos 40 gr más por si hace falta ligar más la masa)

75 gr de azúcar

32 gr de mantequilla

17 gr de levadura de panadero

4 gr de sal

2 huevos

125 ml de leche

15 vainas de cardamomo

la ralladura de la piel de un limon

Aceite para freir los buñuelos / azúcar para rebozar los buñuelos

Preparación:

Calentar la leche. Cuando esté bien caliente sin que llegue a hervir añadir el cardamomo  y dejar infusionar tapado.

Mezclar bien en un bol, la harina, el azúcar, la mantequilla, la levadura y la sal, hasta obtener una mezcla homogénea.

Cuando la leche esté tibia, añadirla al bol y mezclarla con el resto de ingredientes. Agregar  la ralladura de limón y los huevos, de uno en uno.

Pasar la masa al mármol y continuar amasando hasta conseguir una masa uniforme y bien ligada y no muy pegajosa. (Si se pega a los dedos, añadir harina de poco en poco hasta que adquiera el punto adecuado).

Dejar reposar la masa en el bol tapado con un trapo, durante un par de horas, o hasta que doble el volumen, en un entorno tibio.

Para darles la forma coger porciones de masa según la medida que queramos que tengan los buñuelos y con las manos enharinadas hacer bolitas.

Calentar una sartén con el aceite al fuego y en el momento de poner los buñuelos en la sarten, poner un dedo en medio de la bola para hacerle un agujero.

Cuando los buñuelos estén dorados por un lado, girarlos y después retirarlos a un plato con papel absorbente. Rapidamente, y mientras todavía están calientes, pasarlos a un recipiente con azúcar para que queden bien cubiertos.

Música para cocinar: Hector Lavoe – La Murga de Panamá

Anuncios

Buñuelos con Crema de Limón – La Candelaria

ilustracio la candelera

El día de la Candelaria – 40 días después de la Navidad – conmemora la presentación de Jesús en el Templo y la Purificación de la Virgen María.  Según la tradición, en tal día como hoy toca desmontar el Belén y se da por acabado el ciclo de Navidad y todavía en algunas iglesias se mantiene la costumbre de regalar velas a los asistentes a la misa (candelas) de color amarillo y rojo.

Algunos relacionan esta celebración con las Parentalia de época romana y tradicionalmente en muchas culturas occidentales es el día perfecto para pronosticar que tiempo hará la próxima primavera.

Si la Candelera plora, l’hivern es fora. Si la Candelera riu, el fred es viu – Cuando la Candelaria plora, el invierno es fora; si no plora y hace viento, el invierno es dentro, y cuando ríe, quiere venir – Cuando la Candelaria luce el sol, se puede temer que el invierno aumente su rigor / La Candelera és ploranera o per davant o per darrere

Y por supuesto, es El día de la Marmota (Groundhog Day) que también es una manera muy científica de predecir la metereología.

groundhog-day-oEn el Costumari Català de Joan Amades he descubierto que era típico ofrecer velas y comer buñuelos “Havia estat costum que durant la celebració de la missa, tothom fes bunyols amb ou, sucre i farina. Com més se’n podien fer abans de tocar a sanctus, més riquesa i més felicitat s’obtenia durant aquell any” (J. Amades – Costumari Català – Vol 1 pg 669)

BUÑUELOS CON CREMA DE LIMON

bunyols candelera_222014Foto: AA

Ingredientes:

125 ml de leche

125 ml de agua

100 gr de mantequilla

5 gr de sal

150 gr de harina

4 – 6 huevos (variará en función de la masa)

Aceite de girasol para freir

Azúcar lustre

Lemon Curd (receta aquí)

Preparación:

Empezar primero haciendo el lemon curd, ya que tiene que estar la crema fría para rellenar los buñuelos.

En un cazo mezclar, la leche, el agua, la mantequilla y la sal.  Ponerlo al fuego hasta que se haya derretido la mantequilla y cuando esté a punto de ebullición, retirar del fuego, y añadir de golpe toda la harina.  Remover bien con una espátula de madera hasta que se haga una masa que se vaya separando de las paredes.

Volver a poner al fuego – flojo – y seguir removiendo para ir secando la pasta, hasta que coja brillo.

Poner la masa en un bol y dejarla entibiar.  En este momento, empezar a añadirle los huevos – de uno en uno – removiendo muy bien hasta integrar uno antes de añadir el siguiente.  Se le añadirá huevo hasta que la masa tenga una textura semi-espesa (en función de la harina y del tamaño de los huevos).

Poner una sarten al fuego y calentar el aceite.  Ir añadiendo bolitas de masa no muy grandes y mejor con fuego medio (se cocerán por dentro y dorarán por fuera).  Retirarlos del fuego y dejar escurrir sobre papel de cocina.

Con la ayuda de una manga pastelera, rellenar los buñuelos con el lemon curd.  Por último espolvorear con azúcar lustre.

NOTA: Los buñuelos están igualmente ricos sin el relleno pero ya puestos están que te mueres rellenos de nata, crema de chocolate, crema pastelera …..

Música para cocinar: Happy – Pharrell Williams

Un paseo por Madrid, en tiempo de buñuelos

Sabes que es Navidad cuando ves turrones en el súper.  Sabes que es San Juan por los petardos y que es Jueves por que hay paella en los menús del día.

Y como sabes que se acerca la Semana Santa? Pues fácil, empiezas a ver en las panaderías y pastelerías – pero solo los miércoles y los viernes – un cartel que dice Hoy Buñuelos.

¿Por qué en Semana Santa?  ¿Por qué solo los Miércoles y los Viernes? Y si me apetecen en Jueves?  Y la palabra buñuelo, ¿de donde viene?

Según la Real Academia de la Lengua, la palabra buñuelo – del ant. *boño, y este del gót. *buggjo ‘grumo’; cf. cat. bony ‘bulto’ es una fruta de sartén que se hace de masa de harina bien batida y frita en aceite. Cuando se fríe se esponja y sale de varias formas y tamaños.

La tradición de hacer buñuelos según la Wikipedia viene de los judíos sefardíes que  en el siglo X para celebrar la Janucá elaboraban unos bollos fritos con harina de trigo que denominan bimuelos.  Según otras fuentes, es una receta de tradición mozárabe.

En la red he encontrado también “Són molt tradicionals els bunyols de vent o caragirats, que són clars i rodons, no en forma d’anell come els de l’Empordà, i que es mengen durant la Quaresma a les comarques de Barcelona. Aquest es troben a les pastisseries tots els dimecres i divendres des de Carnestoltes fins a Pasqua, en les variants “de vent” o “de crema”, que són els bunyols de vent però farcits d’una crema catalana més espessa. Segons el Gremi de Pastissers de Barcelona “el seu origen deu sorgir de la necessitat popular d’endolcir els dies perquè el període quaresmal fos més passatger. A més, el seu aspecte és sobri, lluny de la fastuositat del tortell o de la Mona de Pàsqua.”

Para saber más sobre el tema sugiero que miréis en el blog de Olleta de Verdures que tienen varias entradas muy interesantes.

Mi primera aportación a la Cuaresma son estos hechos con unas ramitas de romero que me vendió una gitana en la Avda de la Castellana en Madrid mientras me echaba la buenaventura.

Buñuelos de Romero

bunyols romani_222013

Foto: AA

Ingredientes:

125 ml de leche

2 ramitas de romero

2 huevos

200 gr de harina

20 gr de azúcar

8 gr de impulsor tipo Royal

Azúcar y romero seco picado para rebozar

Preparación:

Calentar la leche y cuando esté a punto de ebullición, apartar del fuego y poner las ramas de romero. Tapar, dejar infusionar  hasta que la leche se enfríe.

Batir bien los huevos con el azúcar, añadir la leche fría y colada, y por fin la harina y el impulsor previamente tamizada, hasta tener una crema fina. Tapar y dejar reposar en la nevera al menos 30 min.

Poner a calentar a fuego medio-alto abundante aceite en una sartén y cuando esté caliente, ir  poniendo la masa con una cuchara, intentando que queden en forma de bolitas.  En principio ellos solos se darán la vuelta cuando estén dorados por un lado. Es conveniente no poner demasiados juntos, para que no se enganchen entre ellos. Si vemos que algunos no giran, ayudarlos con una espumadera.

Una vez dorados, los colocamos en un plato cubierto con papel absorbente y después los rebozamos por azúcar y romero picado.

Música para cocinar: