Magdalenas de Chocolate y Cerveza

El quinto (botellín) de toda la vida, Moritz por supuesto

El quinto (botellín) de toda la vida, Moritz por supuesto

Si mi hermano se entera que gasto la cerveza que le guardo en la nevera para hacer magdalenas, me mata 🙂

Los carteles publicitarios de Moritz: un clásico

Los carteles publicitarios de Moritz: un clásico

La receta original aquí

MAGDALENAS DE CHOCOLATE Y CERVEZA

Magdalenas de chocolate y cerveza - Foto AA

Magdalenas de chocolate y cerveza – Foto AA

Ingredientes:

3 huevos
190 gr de mantequilla
225 gr de azúcar moreno
300 gr de harina
10 gr de impulsor
300 ml de cerveza Moritz
120 gr de chocolate

Preparación:

Calentar la cerveza en un cazo a fuego lento.  Añadirle la mantequilla y el chocolate.  Dejar cocer todo hasta que se deshagan, removiendo de vez en cuando.

Mezclar la harina con el impulsor y tamizar.

Batir los huevos con el azúcar hasta conseguir una crema suave y de color pálido.  Incorporar la harina y la mezcla de cerveza y chocolate en 3 tandas – empezando y acabando con la harina.

Preparar los moldes de magdalenas y rellenarlos con la masa hasta 3/4 partes de su capacidad.  Hornear unos 20 minutos aprox (horno a 180º)

Una vez hechas, sacar del horno, dejar reposar en los moldes 5 minutos y después dejar enfriar completamente sobre una rejilla.

La cerveza potencia al chocolate - una delicia

La cerveza potencia al chocolate – una delicia

Música para cocinar: The Hustle – Van McCoy

 

Magdalenas al Pedro Ximénez – Vino para comer

 

En el mismo instante en que ese sorbo de té mezclado con sabor a pastel tocó mi paladar… el recuerdo se hizo presente… Era el mismo sabor de aquella magdalena que mi tía me daba los sábados por la mañana. Tan pronto como reconocí los sabores de aquella magdalena… apareció la casa gris y su fachada, y con la casa la ciudad, la plaza a la que se me enviaba antes del mediodía, las calles…”  - Marcel Proust - En Busca del Tiempo Perdido

En el mismo instante en que ese sorbo de té mezclado con sabor a pastel tocó mi paladar… el recuerdo se hizo presente… Era el mismo sabor de aquella magdalena que mi tía me daba los sábados por la mañana. Tan pronto como reconocí los sabores de aquella magdalena… apareció la casa gris y su fachada, y con la casa la ciudad, la plaza a la que se me enviaba antes del mediodía, las calles…” – Marcel Proust – En Busca del Tiempo Perdido

Mi tía no me daba Pedro Ximénez, ni tampoco magdalenas.  Pero una vez que las pruebas, ya no las olvidas en la vida.  Suaves, esponjosas, con ese dorado especial que le da el vino dulce. Pequeñas tentaciones en las que da gusto caer.

MAGDALENAS AL PEDRO XIMÉNEZ

Magdalenas al Pedro Ximénez - Foto AA

Magdalenas al Pedro Ximénez – Foto AA

Ingredientes:

3 huevos

La ralladura de 1 limón

150 gr de azúcar

150 gr de harina

50 gr de aceite de oliva suave

8 gr de impulsor

70 gr de Pedro Ximénez

Preparación:

Rallar la piel del limón y mezclar con el azúcar para aromatizarlo. Mezclar la harina con el impulsor y tamizarla.

Batir bien los huevos con el azúcar hasta que tripliquen su volumen. Cuando esté bien cremoso, añadir poco a poco primero el aceite y después el Pedro Ximénez.

Agregar la mezcla de harina y levadura en forma de lluvia y mezclar con movimientos envolventes hasta que esté bien integrada.

Dejar reposar la masa unas horas en la nevera.

Pre-calentar el horno a 200º y cuando esté caliente, colocar los moldes de papel sobre la bandeja del horno y rellenarlos hasta 3/4 partes de su capacidad.  Hornear 15 – 20 minutos.

Retirar del horno, dejar reposar 5 minutos y después desmoldar y dejar enfriar completamente sobre una rejilla.

Música para cocinar: American Authors – Best Day of my Life

 

Angel Food Cake – Receta de aprovechamiento

 

Un limón desnudo

Un limón desnudo

Ya lo he dicho más de una vez.  En mi casa, la comida no se tira.  Es como eso que dicen de la energía, simplemente se transforma.

Y esto es cierto para todo menos con una cosa: ¿que se hace con lo que te queda del limón una vez le has quitado la ralladura?  No hay nada más triste que ver un limón sin piel rondando por la cocina hasta que queda seco como la mojama e inexorablemente va a parar a la basura.  Si alguien tiene alguna idea, que la diga.

Pero si lo que te sobran son claras, aquí dejo una receta de aprovechamiento espectacular.  Suave, tierno, como de terciopelo. La única dificultad para hacerlo: agenciarte con el molde adecuado (la historia del mio ya la explicaré otro día)

ANGEL FOOD CAKE

Angel Food Cake - Foto AA

Angel Food Cake – Foto AA

Ingredientes:

125 grs. de harina tamizada

300 grs. de azúcar (dividido)

360 ml. de claras a temperatura ambiente (aprox. 12 huevos)

5 gr de cremor tártaro

2,5 gr de sal

15 ml de zumo de limón

10 ml de extracto de vainilla

Preparación:

Pre-calentar el horno a 177º y poner la rejilla en la parce central. Preparar un molde de 25 cm tipo “tube pan” (es como un molde de corona pero con patitas)

tube pan

En un bol grande mezclar bien 150 grs. de azúcar con la harina tamizada.

Batir las claras hasta que empiecen a espumar. Añadir el cremor tártaro, el zumo de limón y la sal y continuar batiendo hasta que se formen picos suaves. Entonces de forma gradual añadirle el resto del azúcar (150 grs.), cucharada a cucharada, hasta que se formen picos  fuertes. Añadirle entonces el extracto de vainilla.

Añadir la mezcla de harina sobre las claras (aproximadamente un cuarto de la mezcla a la vez) e ir incorporándola con suavidad pero rápido (no revolver). Es mejor utilizar una varilla de mano o una espátula grande de silicona. No mezclar en exceso para que las claras no se bajen.

Echar la masa en el molde y pasar una espátula través de la masa para eliminar posibles bolsas de aire.  Alisar la superficie y hornear entre 40 – 45 minutos. El pastel estará hecho cuando se inserte un palillo en el centro y éste salga limpio. La superficie del pastel puede tener grietas. No pasarse con el tiempo de horno.

Inmediatamente sacarlo del horno e invertir el molde. Dejar que el pastel se enfríe durante una hora como mínimo.

Cuando esté completamente frío, pasar una espátula a lo largo de los lados del molde para soltarlo y sacarlo del molde.

Música para cocinar: There must be an Angel – Eurythmics

BIZCOCHO COCO LOCO – La Panela

panela2

Si no la has probado ya, corre a la herboristería más cercana o acércate a Coloimport , y compra un saco de 5 kilos.  Si la pruebas estás perdido: ya no querrás otra cosa.

La panela tiene su origen en América Latina. Es un alimento cuyo único ingrediente es el jugo de la caña de azúcar que es secado antes de pasar por el proceso de purificación que lo convierte en azúcar moreno (o mascabado). Para producir la panela, el jugo de caña de azúcar es cocido a altas temperaturas hasta formar una melaza densa, luego se pasa a unos moldes donde se deja secar hasta que se solidifica (wikipedia).

Su contenido en sacarosa es del 85% pero aporta a cualquier dulce un sabor intenso, enigmático y lleno de matices.  El único inconveniente que tiene es que tiene tendencia a apelmazarse.  En la Fonda esto no pasa; no le damos tiempo.

BIZCOCHO DE COCO LOCO

 bizcocho de coco_132014Foto: AA

Ingredientes:

3 huevos

180 gr de azúcar panela

100 gr de aceite de oliva suave

15 – 20 ml de ron

1 yogur de coco

1 medida de yogur de leche de coco

170 gr de harina

1 pizca de sal

8 gr de impulsor

Preparación:

Precalentar el horno a 170º y encamisar un molde redondo de unos 20 cm de diámetro.

Batir los huevos junto con el azúcar moreno hasta conseguir una crema suave y de color pálido. Bajar la velocidad de la batidora y añadir el aceite poco a poco, el ron, el yogur y la leche de coco.  Continuar batiendo hasta que se hayan integrado bien los ingredientes.

Aparte mezclar la harina, la levadura y la sal y tamizar.

Añadir poco a poco la harina a la primera preparación, mezclando lo justo con una espátula para que se incorpore bien.

Verter en el molde preparado y llevarlo al horno. Hornear aprox 40 – 50 minutos. Sacar del horno, dejar aposentar el bizcocho en el molde unos 10 minutos y desmoldar.   Dejar enfriar completamente sobre  una rejilla

Música para cocinar: Money on my Mind – Sam Smith

Cake de Chocolate Blanco y Frutos Rojos – Dulce Pasión

2010225142410193Mark Rotko – Sin Título

A mi me gusta el color rojo.  En todas sus tonalidades, desde el coral hasta el granate.  Lo incorporo en mi vida de manera automática: americanas, pashminas, bolsos, vestidos, pendientes, mi Kitchenaid, el calzador, el paquete de tabaco, la mantita del sofá, la funda del movil …..

La palabra rojo deriva del latín rŭsseŭs, relacionado con ruber, del protoindoeuropeo*reudh Según la wikipedia la palabra “rojo” se empezó a utilizar de manera regular durante el siglo XV: aunque la palabra ya existía se ve que era poco común siendo las denominaciones más habituales “bermejo”, “colorado” y “encarnado”.  Según dicen los entendidos el rojo es el único color que tiene nombre una raíz protoindoeuropea común.

El rojo es símbolo de peligro pero tambien es el color de la buena suerte y el dinero en la China.  Y por supuesto es el color del amor y la pasión.

Que más da, yo solo se, que me gusta.

CAKE DE CHOCOLATE BLANCO Y FRUTOS ROJOS

Bizcocho de nata y fresa_3012014Foto: AA

Ingredientes:

270 gr. de harina

10 gr de impulsor

1 pizca de sal

175 gr. de azúcar lustre

250 ml de nata

2 huevos

5 gr de extracto de vainilla

80 ml de aceite de oliva suave

150 gr. de frutos rojos desecados (fresas / cerezas)

75 gr de whiskey para hidratar la fruta

110 gr. de chocolate blanco

Preparación:

Cortar las fresas y cerezas en trozos pequeños (no hace falta que sean trozos iguales ni muy pequeños) y dejarlas hidratar en el whiskey un par de horas.

Trocear el chocolate blanco y reservar.

En un bol mezclar los ingredientes secos, la harina, el azúcar, la sal y la levadura hasta que queden bien ligados. Tamizar.

En otro bol mezclar los ingredientes líquidos, primero los huevos, batirlos ligeramente como si fuera para una tortilla, seguidamente añadir la vainilla, el aceite y la nata.  Mezclar todo hasta tener una masa homogenea.

En el bol donde tenemos los ingredientes secos hacer un hueco en el centro e incorporar la masa líquida. Integrarla suavemente con cuidado (no hay que batirlo en exceso, solo lo justo para que queden integradas ambas mezclas) procurando que no queden grumos.

Seguidamente añadir los trocitos de chocolate y las fresas y cerezas. Volverlos a integrar pero sin batir.

Encamisar un molde de cake.  Escudillar la masa e introducir el molde en el horno, previamente  precalentado a 180º.  Hornear aproximadamente 45 minutos (prueba del palillo).

NOTA: La idea de aprovechar macetas como moldes no es mía (no llego yo a tanto).  Para más información googlear “bizcocho en maceta” o “cake in a pot” y hay miles de pistas, tutoriales, etc.

Música para cocinar: El Tonto Simón – Radio Futura

Cake de Dátiles – Memorias de Chaouen

 

Las guias dicen que por lo menos se ha de estar uno o dos días.  Y nosotros para no ser menos, decidimos quedarnos una semana.

A 2 horas de taxi desde Tetuan, a 100 km desde Ceuta, encuentras esta maravilla de pueblo rodeado de murallas.  Se puede acceder a la Medina a través de cualquiera de sus 5 puertas

mapachaouenAunque mi recomendación sería entrar por Bab el Sauk y callejear sin prisas hasta Bab el-Ansar, lugar ideal para tomarse un te mientras se pone el sol.

Todos los sentidos se estimulan: los olores a especias, los colores blanco y azul y los sabores olvidados de las cosas simples como las mandarinas o la mantequilla.

Y una gastronomía basada en las cosas sencillas pero buenas: tagines, cous-cous, pollo con aceitunas y limón confitado, pinchetos, bocorones, verdoras frescas y el mejor té del mundo.

Por su encanto, por desconectar de la rutina, por el relax que ofrece este pueblo de montaña o por su entorno natural (o incluso por sus plantas de maría).  Todas son buenas razones  para ir a Chaouen y aún más, para desear volver. Eso si, a dormir en Casa Perleta, os sentireis como en casa.

CAKE DE DÁTILES

cake de datiles_2612014Foto: AA

Ingredientes (para 2 moldes):

250 gr de mantequilla a temperatura ambiente

125 gr de azúcar blanco

125 gr de azúcar moreno

320 gr de huevos

350 gr de harina floja

8 gr de impulsor

300 gr de dátiles sin hueso

La ralladura de un limón

5 ml de esencia de vainilla

100 gr de ron (para macerar)

Preparación:

Poner los dátiles en maceración con el ron.

Rallar el limón y mezclar con los azúcares.

Batir la mantequilla con los azúcares hasta conseguir una crema suave y de color pálido. Sin dejar de batir, añadir la esencia de vainilla.

Batir los huevos como si fuera para tortilla e ir incorporando a la crema de mantequilla de poco en poco.  No agregar más huevo hasta que la anterior no esté bien incorporada.

Añadir la harina tamizada junto con el impulsor.  Por último añadir los dátiles escurridos.

Enmoldar y cocer en el horno (arriba y abajo y sin aire) a 175º durante aproximadamente unos 50 minutos.  Dejar aposentar dentro del molde unos 10 minutos: después desmoldar y dejar enfriar completamente sobre una rejilla.

*** Si se quiere, al salir del horno, bañar con el ron de la maceración.

Música para cocinar: Aicha – Khaled